Archivo de la pagina de web.archive.org:


Si un haitiano quiere darse un baño caliente. no puede porque no lo tiene. Ni caliente ni frío. Debe recorrer largas distancias, kilómetros a veces, para llegar a un río donde bañarse, una fuente donde beber.

Si un haitiano quiere recibir una formación o llevar a sus hijos al colegio. no puede porque no lo tiene. El 80% de las escuelas son privadas y la mayoría de la población gana menos de 1 euro al día.

Si un haitiano quiere comer porque tiene hambre. no puede, porque no tiene. Las 5 comidas diarias que aquí recomiendan los nutricionistas allí quedan, con suerte, reducidas a una.

Si una haitiana quiere protegerse a sí misma o a sus hijas de las violaciones por las noches. no puede, porque no tiene dónde. Está a merced de los vándalos que atacan a las mujeres y niñas (incluso bien pequeñas) en los campamentos sobresaturados.

Ellos no pueden escoger. Nosotros sí.

Un día fue un país próspero, "La Perla de las Antillas". Hoy es el país más pobre de América y uno de los más pobres del mundo. Nosotros ahora somos prósperos, no esperemos necesitar la ayuda de alguien mañana y no haber ofrecido la nuestra antes.

Te gustamos? Demuestralo!